Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors
Generic selectors
Exact matches only
Search in title
Search in content
Post Type Selectors

Selva del Darién: El infierno de los migrantes que buscan un mejor futuro

La selva del Darién se encuentra entre Colombia y Panamá y ha funcionado como una barrera natural entre América Central y del Sur. Esta región no cuenta con vías de transporte terrestre y apenas es habitada por indígenas de la zona.

Sin embargo, diariamente, cientos de migrantes intentan cruzar esta región para continuar su camino hacia Estados Unidos y cumplir el sueño americano. A pesar de que muchos lo intentan, no todos logran atravesar la selva.

El Gobierno de Panamá apuntó que entre enero y junio, más de 28.000 venezolanos cruzaron el Tapón de Darién. Se trata de un vertiginoso aumento, puesto que en 2021 hubo tan solo 2.819 migrantes y en 2015 apenas fueron dos.

El Tapón del Darién es un área selvática y pantanosa entre Panamá y Colombia. Imagen: cortesía

De igual forma, señalaron que en 2021 cruzaron unas 134.000 personas, entre haitianos (62%), cubanos (14%), africanos (3%) y venezolanos (2%). La mayoría de ellos concluyó algo al terminar la travesía: es el infierno en la Tierra.

EL “INFIERNO” DEL DARIÉN

Esta región es uno de los tránsitos más peligrosos del mundo. No solamente se debe al tipo de terreno pantanoso e irregular, sino a la inseguridad y la anarquía que reina en medio de la selva.

Algunos de los migrantes señalaron que encontraron cadáveres en medio del camino. Se trata de personas que fueron asesinadas, enfermaron o dejadas atrás al no poder continuar con el difícil recorrido.

“El primer día vimos a una mujer muerta y nos contaron que al parecer había fallecido por la picadura de una culebra. Después de cuatro horas de caminar, los guías se alejaron del grupo y llegaron unos hombres armados y nos llevaron a una cueva”, señaló Mariana Tablante, de 21 años.

El 2021, 1.500 venezolanos cruzaron el Tapón del Darién para llegar hasta Estados Unidos, según la Organización internacional para las Migraciones (OIM). Foto: cortesía

La joven señaló que los delincuentes les quitaron la ropa, les tocaron el cuerpo y les robaron sus pertenencias. Asimismo, querían abusar sexualmente de una chica, pero “ella lloró y gritó tanto que, finalmente”, no lo hicieron”, relató a Médicos Sin Fronteras.

SIN COMIDA EN LA SELVA

Muchos de los relatos señalan que la escasez de alimentos hizo más difícil continuar con la ruta. A esto se sumaban los animales salvajes, el ascenso y descenso de las montañas, el terreno fangoso y las organizaciones criminales de la región.

No imaginaba que fuera tan duro. En la selva nos quedamos sin comida y en las noches dormíamos con miedo a la orilla del río porque había muchos animales. Ya en el día, el miedo era por otras cosas. A una mujer del grupo la iban a violar unos tipos de una comunidad local”, apuntó Yuleidy Pena, quien viajó con su esposo y su bebé de un año.

Las autoridades colombianas indican que el Tapón del Darién es usado por grupos armados para enviar drogas a Centroamérica y Estados Unidos. No obstante, en medio, cientos de migrantes cruzan diariamente la selva.

Médicos Sin Fronteras señaló que en 2022 ya atendió 100 casos de violencia sexual en la estación de San Vicente. Además, diariamente tienen siete pacientes relacionados con problemas de ansiedad, depresión o estrés tras salir de la jungla.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: FALLECIÓ EXPOLICÍA VENEZOLANO AL INTENTAR CRUAZR LA SELVA DEL DARIÉN: PRESUMEN HIPORERMIA Y TRAUMATISMO EN LA CABEZA +VIDEO

Migrantes permanecen en la Estación de Recepción de Migrantes (ESM) de San Vicente en Meteti, provincia de Darién, Panamá, cerca de la frontera con Colombia, el 11 de febrero de 2021. Foto: AFP

La Organización de Naciones Unidas (ONU) señaló que más de seis millones de venezolanos han emigrado. Miles de ellos, ante la desesperación, optan por tomar caminos irregulares y peligrosos, como la jungla fronteriza entre Colombia y Panamá, para conseguir un mejor futuro.

En el último mes, al menos, cuatro venezolanos fallecieron en la selva de Darién. En 2021, se recuperaron más de 50 cuerpos (de cualquier nacionalidad) en los caminos, pero se estima que se trata solo de una pequeña fracción de las muertes en el tapón.

María, una migrante venezolana, describió la ruta como una “travesía mortal”, en donde la fue abusada sexualmente, maltratada y robada. “Ahí se vivió el infierno”, dijo la mujer, que se sumó a las miles de personas que lograron sobrevivir el Tapón de Darién.

ads

LO QUE ES TENDENCIA

ads

Artículos Relacionados